Seguinos por mail / Follow by Email

martes, 5 de mayo de 2015

Ají de gallina

  
Cuentan que en tiempo de la colonia, la carne que más gustaba era la de gallina. Los que podían usaban la carne y desechaban los huesos, éstos eran recogidos por la gente pobre, los llevaban a sus casas y terminaban de sacarle los restos de carne, que aún les quedaba, le agregaban pan y algunas especies, para darle sabor. 
Con el tiempo, este plato fue incorporándose en la cocina limeña, y se le agregó para mejorarlo el ají, es así como tomó el nombre de Ají de Gallina, aunque actualmente, se prepara con pollo.


Ingredientes: 



1 pechuga de gallina o pollo

1 cebolla
100 gr. de queso parmesano
leche
3 ajís amarillos
4 pancitos tipo francés o 250 gr de galletitas de agua (o soda)
2 dientes de ajo
Pimienta y comino
Pecanas
Huevo duro
Papa amarilla 
sal a gusto 

Preparación: 

En una olla poner a hervir la pechuga de pollo, una vez cocida se deberá deshilachar. 

Remojar el pan en leche por unos minutos, luego escurrirlo, y licuarlo. En caso de usar galletas de agua o soda solo se tiene que pulverizar. 

Limpiar los ajíes amarillos. Cortar los costados, abrirlo por la mitad y quitarle las semillas con una cuchara (estas son las que dan el picante. Cuidado de no tocarlas con las manos!).

Hervirlos una vez, tirar el agua, poner agua limpia y hervirla por 2da vez. Cuando veamos que la piel se desprende ya están listos. Retirarlos del fuego y quitarles la piel como en la foto.


Licuarlos con leche y con un poquito del caldo que quedó del hervor del pollo.
Picar la cebolla en cuadraditos y dorarla junto a los ajos, a esto agregarle nuestros ajís amarillos ya licuados. Sobre esto echar el pan o la galleta, revolviendo con una cuchara de palo.
Una vez que nuestra receta adquiera consistencia agregarle las pecanas. Si deseamos que nuestro ají de gallina no quede muy espeso hay que echarle el caldo con el que sancochamos la gallina o pollo.


Echarle el pollo deshilachado. 
Añadir el queso parmesano y revolver ocasionalmente con cuchara de madera.


Servir con rodajas de huevo duro, papa y arroz blanco. Salpicar queso parmesano.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario