Seguinos por mail / Follow by Email

jueves, 2 de julio de 2015

10 Consejos para una fritura sana y siempre perfecta



¿Te gustan los alimentos fritos pero considerás que son poco sanos? ¿Las papas fritas te quedan blandas? ¿Evitás los fritos porque te caen mal? ¡Este post es para vos!

A pesar de su mala prensa, las frituras son un buen modo de cocción que puede llegar incluso a ser sano si utilizamos los aceites y las técnicas adecuadas. En España, la Universidad de Madrid ha realizado un estudio basándose en que las preparaciones fritas son parte de la gastronomía tradicional y más utilizada por las familias y, sin embargo, esta característica no hace crecer el índice de problemas cardíacos o arteriales, como si sucede en países de América donde el consumo de frituras hace crecer los índices de mortalidad asociados a la obesidad y los problemas cardíacos. La conclusión de este estudio dice que en España no se ve asociado de forma significativa el consumo de frituras con las enfermedades vasculares porque utilizan aceite de oliva y aceite de girasol para cocinarlas. Un buen dato que incluiremos en esta selección de consejos para conseguir frituras más sanas y ricas.


1. El aceite debe calentarse a temperatura media (unos 180°).


2. La diferencia de temperaturas debe ser drástica: aceite calient VS alimentos fríos o a temperatura ambiente. Esto reduce la absorción de materia grasa y asegura un alimento crocante.

3. Los mejores aceites para freír son aquellos que resisten las más altas temperaturas: oliva y, en segundo lugar, girasol.

4. Para saber si el aceite está suficientemente caliente podemos echar un pedacito de comida. No debe hundirse y debe comenzar a dorarse de inmediato.

5. El aceite debe ser abundante. Los alimentos deben quedar sumergidos.

6. El aceite no debe humear porque es signo de que está comenzando a quemarse.

7. No se debe mezclar aceite reutilizado con aceite nuevo, ni tampoco aceites de diferentes tipos de semillas.

8. El aceite puede reutilizarse unas 2 a 3 veces, pero debe usarse siempre limpio. Es decir, antes de guardar aceite ya usado debemos colarlo muy bien (preferentemente cuando aun está caliente).

9. Los alimentos ya cocidos deben escurrirse sobre un papel absorbente.

10. No debemos sobrecargar el aceite. Es preferible freír pequeñas porciones para evitar que la temperatura se reduzca.

Yapa: ¡El aceite usado puede reciclarse! Por ejemplo, haciendo jabones. Y si vas a desecharlo nunca lo hagas en una cañería de agua corriente. El aceite contamina el agua. Tiralo a la basura adentro de un recipiente hermético o absorbelo previamente en papel.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario